Showing: 5 RESULTS

El agotador ritual de abastecerse de agua bajo el calor implacable

La combinación de sequías severas y temperaturas extremas agrava la ineficiencia en la gestión del agua en el municipio zapoteca de Unión Hidalgo, en Oaxaca, México. Las autoridades interrumpen el servicio durante 15 horas al día para reducir costos de electricidad, mientras los pozos deteriorados por la carencia de mantenimiento pierden grandes cantidades de líquido. Miles de familias deben enfrentar la escasez y el desperdicio simultáneo del recurso en medio de olas de calor de hasta 38 grados Celsius.

San Dionisio del Mar: Diez años de escasez de agua y el asedio del calor extremo

Situado al oriente del estado de Oaxaca y rodeado por las abundantes aguas saladas del Golfo de Tehuantepec, este municipio enfrenta una crisis hídrica agudizada por las inclementes olas de calor que superan los 40 grados Celsius desde marzo. A pesar de estar en estado de emergencia, las autoridades locales han sido incapaces de proporcionar soluciones efectivas.

En Oaxaca, salvar cada gota de agua es cuestión de supervivencia

En San Matías Chilazoa, Oaxaca, la comunidad enfrenta una dura batalla contra el cambio climático y la sequía, que transformó un fértil arroyo en un árido terreno denominado «El Mezquital». Este reportaje explora los esfuerzos de decenas de campesinos por revivir el flujo de agua mediante la técnica de «sembrar agua» de lluvia para mantener viva la agricultura, crucial para su subsistencia. Además, destaca la lucha de los comuneros contra la Minera Cuzcatlán, cuya actividad ha exacerbado la crisis hídrica, y cómo recientemente obtuvieron una reivindicación legal para proteger sus recursos y territorio.

Mujeres zapotecas preservan la milpa ante desafíos del clima en Oaxaca, México

En Oaxaca, las comunidades zapotecas enfrentan una severa crisis hídrica, exacerbada por prolongadas sequías y la explotación minera. Representadas por Josefina Santiago, de El Porvenir, y Gema Silva, de San Matías Chilazoa, estos poblados indígenas luchan por preservar sus ancestrales tradiciones agrícolas ante la amenaza de cosechas cada vez más escasas y la disminución de las fuentes de agua.Resistiendo los embates del clima, utilizan ollas pluviales para recolectar agua de lluvia, esencial para irrigar cultivos como maíz, frijol y calabaza, perpetuando así un legado de resiliencia y esperanza en su tierra milenaria.

error: No se puede descargar